“Sin saber qué decir”

Posted on

Muy bueno Rocío, mil gracias por estas reflexiones tan profundas y que sólo se puede entender cerca del Jefe. Ojalá a muchas personas les ayude a envidiar ese mundo interior y a participar en él.

Uno, dos y tres volver a empezar

(Image source: hayack.wordpress.com)(Image source: hayack.wordpress.com)

Hay momentos en la vida en los que no se pueden poner palabras a las experiencias que se viven en primera persona o te transmiten terceros. Otros tantos sólo te permiten esbozar una sonrisa, derramar una lágrima, exultar de gozo internamente o tener sentimientos encontrados en el corazón. ¿Cómo puede ser? Quizás sea por la intensidad de vida, por exprimir el tiempo, por darse, por abrirse a la vida; vida de los demás y Vida de Dios. No se trata de estar en miles de cosas metido, sino el cómo estás en esas pocas donde se desarrolla tu vida. Es la propia experiencia la que me hace ponerle nombre a todo lo vivido y ver qué o quién ha estado detrás haciendo que aquéllo sucediera. Sí, el Jefe tiene la culpa de todo.

Acabamos de estrenar mes y echando la vista atrás me ha hecho gracia comprobar que…

Ver la entrada original 673 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s