¿Mortificarse? ¿Para qué?

Posted on Actualizado enn

image007“Tenemos que mortificarnos si queremos vivir una vida auténticamente cristiana”. Pero… ¿por qué? ¿Mortificarse qué es? ¿Fastidiarse? ¡Claro que no! No podemos pensar que la mortificación es “fastidiarse” por fastidiarse. Tiene sentido.
No es que los cristianos seamos masocas. Todo el mundo comete pecados. Estos, además de hacernos débiles y dejarnos sin fuerzas, ofenden a Dios y debilitan nuestra amistad con Él. Como somos conscientes de que ofendemos a Dios con frecuencia, debemos hacer algo que nos aleje del pecado y de la tentación y que reparen a Dios el daño que le hemos hecho. Y ese algo es el sacrifico. Es un sacrificio por Dios y por los demás que “matará al pecado, nos unirá más al Señor y nos hará tener más dominio de nosotros mismos”. Recordemos que “el pecado es el alejamiento de Dios buscando la propia satisfacción”, luego “la santificación es el camino contrario: la renuncia a la propia satisfacción buscando a Dios”. Y claro que cuesta, pero merece la pena.
image013Al igual que si yo rompo algo que no es mío, no me conformo con pedirle perdón al dueño; sino que me gusta arreglarlo, lo mismo ocurre con Dios. La mortificación sería ese arreglo que yo quiero hacer debido a las ofensas hechas a Dios. Es sacrificarme por amor a Dios y a los demás.
¿Y de qué me mortifico? ¡Tranquilo! Que a veces pensamos que mortificarse es hacer cosas raras. ¡Pero qué va! Mortificarse también es estudiar cuando no apetece, disimular los dolores, vencer la pereza en el minuto heroico, ser puntual en el estudio, dejar de escuchar  música a todas horas, o el móvil, sonreír cuando más nos cuesta… Hay miles de cosas en el día que suponen un sacrificio, y no es necesario hacer cosas del otro mundo para ello. Simplemente, muchas veces, es hacer lo que toca aunque no apetezca. “Y gracias a ese dominio de nosotros mismos, afrontaremos las dificultades y las tentaciones con más facilidad”.
image012Además, esa mortificación es importante a la hora de tratar a Dios, ya que sin esos sacrificios, es difícil ser constante en nuestro trato con Él. Caeremos en esa pereza de no ir a Misa porque no apetece, o de no hacer oración… “Y aunque uno no lo quiera, se irá desangrando en el camino de su cercanía con Dios porque se encuentra sin fuerza alguna”.
A Jesús tampoco le apeteció morir en una Cruz, pero lo hizo por ti y por mí: por salvarnos del pecado. “La Cruz fue el precio que Cristo pagó por tu felicidad. ¿No te surge un deseo grande de decirle a Jesús que vale ya de guiarse por el me apetece, por buscar solo una vida cómoda y una vida fácil que ni te hace feliz ni te hace suyo?” La mortificación es una manera de demostrar a Jesús, que lo dio todo por nosotros, que le queremos.
Viviré para ÉlPiensa en pequeños detalles que puedas sacrificarte cada día y ofrécelos por amor a Dios. Ofrécelos por tus padres, por tus hermanos, tu familia, tus amigos, el Papa, apostolado… ¡Hay tantas cosas por las que ofrecer!
Siempre es buena esta mortificación, pero ahora que estamos en Cuaresma, que es tiempo de penitencia y de purificación, conviene tenerla más en cuenta ya que es una manera de olvidarnos del cuerpo para darle importancia al alma. Verás que feliz eres sin buscar siempre tu satisfacción, haciendo lo que debes hacer en cada momento y… ¡lo más importante!: no pensando tanto en uno mismo, sino pensando más en Dios y en los demás.  No olvides que esa mortificación te hará más santo.  Luego, ¿merece la pena, no? 

Elena Cepeda @cepe95 Estudiante de Óptica y Optometría en la UCM

Reflexión en tornos al libro “A Dios le importas” de Antonio Pérez Villahoz

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s