El mar, el fuego y el rostro de un bebé

Posted on

#makelovehappen

Mi pequeño Jaime,

En los últimos meses de embarazo, a veces, cuando caminaba por la calle pensaba: «Esta forma de caminar cambiará en breve». Y me veía empujando el carrito, ya como un apéndice, o contigo en brazos, muy cerca de mí…  Y eso me llevaba a imaginar cómo ibas  a cambiar nuestras vidas… Desde lo más pequeño —como estos detalles logísticos— hasta lo más grande y profundo. Ya las estabas cambiando entonces.

Hace un año era Lucía, hija, hermana, amiga, novia… Ahora soy Lucía, y además de todo lo anterior soy esposa y soy madre. Tu sola existencia nos ha dotado a una cantidad enorme de gente de nuevas identidades: personas que ahora son abuelos, tíos, primos segundos… Tan pequeño y pudiendo tanto. Tan pequeño y causando tanta revolución desde la paz de tu minicuna y al ritmo de un corazón pequeño que late con…

Ver la entrada original 405 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s