Maki ve a Dios. Yo soy dichoso

Posted on

El Blog de Pablo H. Breijo

Creo que soy como Tomás. El santo. El de los doce elegidos por Jesucristo. El que dudó de la Resurrección hasta que metió los dedos en el costado de Dios hecho hombre. “Si no veo la marca de los clavos en sus manos, si no pongo el dedo en el lugar de los clavos y la mano en su costado, no lo creeré”, afirmó. Y, ojo, lo había visto y hablado con Él días antes.

Es difícil creer sin haber visto. Claro. Yo dudé ayer, dudo hoy y dudaré mañana. A veces dudo como un ateo, a veces dudo como un agnóstico y a veces dudo como un creyente. Porque soy humano. Así de simple. Es lo que hay. Pero pese a las dudas, creo. Nunca niego. Cuando Santo Tomás vio y metió los dedos en las heridas, Cristo le dijo “ahora crees porque me has visto. Dichosos los que creen…

Ver la entrada original 176 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s