El mejor compañero de equipo #JMJRío2013

Posted on Actualizado enn

Iba el otro día por la calle y oí hablar a un grupo de personas sobre “lo mal que está el mundo” y lo “perdida que está la sociedad”, se trataba de un hombre y dos mujeres que no diferían en absoluto en la opinión de que el vaso estaba medio vacío. Mi mente viajó al instante varios cientos de kilómetros al oeste, para llegar a la capital brasileña hace casi un año. Recuerdo que el Papa nos comentaba que no debíamos perder la esperanza.
 Lo cierto es que cuando escuché el mensaje del Papa en directo me pareció una brisa de aire fresco y fue un enorme impulso para querer hacer crecer la esperanza a mi alrededor. Sin embargo, un año después, tras oír tanta gente desalentada me planteo si realmente se trataba de la verdad o de unas palabras alentadoras pero vacías. A raíz de esto decidí volver a echar una ojeada a lo que el Papa quiso transmitirnos.
 Empecemos por pensar que todos los problemas: el paro, las enemistades, las disputas, las guerras… son consecuencia del pecado. Me encanta darme cuenta de que no solo existe el demonio, Dios está ahí. Y creer en el diablo implica creer en Dios porque, como decía San Agustín, el mal no es más que la ausencia de bien. Es decir, Dios tiene todo aquello de lo que el diablo carece y Dios juega en nuestro equipo. Es precioso, ¿no?
 “El “dragón”, el mal, existe en nuestra historia, pero no es el más fuerte. El más fuerte es Dios, y Dios es nuestra esperanza” nos decía el Papa en Río.
 Me encanta pensar que Dios siempre nos da la fuerza necesaria para huir de cada tentación, que nos cuida siempre y que su Providencia es ese plan amoroso que él tiene para con nosotros. Esto quiere decir que todo lo “malo” que nos pasa en realidad es para bien, paradójico ¿no?
 Sabiendo todo esto ¿cómo no vamos a ser optimistas? He llegado a la conclusión de que un cristiano no puede ser una persona pesimista. No son conceptos compatibles. Para un cristiano cualquier problema es pequeño porque tiene lo más grande, a Dios. Si eres Católico y todavía eres pesimista significa que aún no has entendido que la Providencia Divina existe. Y sí, nosotros tenemos los mismos problemas que los demás, y somos igual de humanos que el resto, pero no podemos desanimarnos de la misma manera.
 Yo creo firmemente que el Señor me acompaña, que está a mi lado, y que Él llevó, hace más de dos mil años, la cruz. Él se hizo hombre para demostrarnos, desde la misma condición que la nuestra, que esta vida está para vivirla con alegría, está para amar y para disfrutar de todo lo que nos ofrece.
 También sabemos que todo problema es relativo porque el que se sabe amado y cuidado por Dios no tiene que hacer un mundo de los problemas, que siempre son pasajeros.
 Y sí, tendremos problemas, preocupaciones y caídas. Pero nosotros hemos de ser los que siempre se levantan. Quien marca la diferencia no es quien no tiene problemas, sino quien sabe llevarlos con una sonrisa. Y eso es lo que viene a decirnos nuestra religión.
 Fomentemos la cultura de la esperanza, de la sonrisa de quien se sabe amado por el Señor. Porque quien tiene a Dios jugando en su equipo no teme a ningún adversario.
 María Zavala @mariazavala15   Portavoz de Fearless!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s