¿Cómo huyo del egoísmo inconsciente? #JMJRío2013

Posted on Actualizado enn

El Papa Francisco pronunció la noche del 24 de Julio del pasado año un discurso cargado de esperanza y amor en el Hospital São Francisco de Assis na Providência. Allí religiosos franciscanos llevan a cabo un programa para la recuperación de drogodependientes.
<<Abrazar. Todos hemos de aprender a abrazar a los necesitados, como San Francisco. Hay muchas situaciones en Brasil, en el mundo, que necesitan atención, cuidado, amor, como la lucha contra la dependencia química. Sin embargo, lo que prevalece con frecuencia en nuestra sociedad es el egoísmo.>> Papa Francisco
He aquí uno de los problemas de la sociedad: el egoísmo. Es la causa de la indiferencia, la apatía y el individualismo. ¿No os da la sensación de que nadie ayuda a nadie? Cada uno va por el mundo con prisas, sin detenerse ante nada. “no soy mala persona, si alguien me pide ayuda se la daré”. ¿Realmente esa es la solución, esperar a que nos pidan ayuda? ¿Qué pasaría si nadie te ve como una mano amiga que te ayude a levantarte? ¿Nunca ayudarías a nadie?
mm
El egoísmo la mayoría de las veces es inconsciente. No nos damos cuenta de ello, pero eso no debe desanimarnos. El Papa en su discurso nos da la fórmula para evitar el egoísmo: atención, cuidado y amor.
Refiriéndose al hospital donde da su discurso afirma “Aquí no existe indiferencia, sino atención, no hay desinterés, sino amor”.
La atención es esencial para huir del egoísmo. Muchas veces en el metro vamos enfrascados en la lectura, con la música alta o sumergidos en el maravilloso mundo del móvil y no nos percatamos de que acaba de entrar un mujer embarazada o un anciano que necesita más que nosotros el asiento que ocupamos. El ejemplo es cotidiano pero representa la indiferencia de la sociedad, y muchas veces de nosotros mismos. No prestamos atención a nuestro alrededor y nos perdemos tantas cosas… Hay pequeños gestos, situaciones que nos pasan desapercibidas, que no cambiarán sustancialmente nuestra vida, pero que no podemos saber de qué modo afectarán a la de otros.
Pero todo esto queda obsoleto sin amor. Si no amamos al prójimo volvemos al egoísmo y al hacer las cosas por lo que nos reportan a nosotros mismos. Como decía la Madre Teresa de Calcuta, “si quieres cambiar el mundo cámbiate a ti mismo”. También es importante el amor de Dios, que nos da fuerza y nos guía. Estar en gracia de Dios, recibiendo los sacramentos y con la oración, nos ayudará seguro a evitar el egoísmo.
Que el mensaje del Papa nos llegue al corazón y que con ayuda de Cristo nos ayude a cambiar y  ser una mejor versión de nosotros mismos, nos ayude a no ser indiferentes en los sufrimientos cotidianos. Si somos capaces de reaccionar ante ellos estaremos preparados para otros a mayor escala, todo “sí” en lo grande viene tras muchos “sí” en lo pequeño.
María Marí @MmMaria23  Portavoz de fearless!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s